Las vidas de Marona es una de las películas más bonitas que podrás ver este año. Cuenta la historia de una perrita que va pasando de dueño en dueño, cambiando de vida y de circunstancias, sin demasiado control sobre su existencia. Veremos el mundo desde su perspectiva canina, cómo incluso sus nombres se van modificando según el antojo de sus diferentes propietarios.