¿Complejos? ¿Miedo? ¿Quién habló de esas nimiedades? Cuando las cosas salen directas del corazón, no hay complejos ni miedos que valgan. Y Conmutadores son sobre todo eso, corazón. Un corazón que late a 135 BPM y que cambia sístole y diástole por dígitos binarios.