La vida era eso es una película de pequeños detalles que se pueden escapar si no miramos con atención. Un bollo de masa, o una granada que parece sangrar, pueden representar, en determinados momentos de la trama, un corazón, órgano vital de nuestros cuerpos que desencadena, por partida doble, el conflicto de la historia.