Descubierto por un servidor gracias al buen hacer de La Navaja Suiza en el mismo año de su fallecimiento, 2017, uno no ha podido olvidar los relatos de William H. Gass.