Lo mejor que se puede decir de una propuesta como La reina de los lagartos es que es extraña. No solo por su argumento peculiar, sobre una extraña pareja formada por una madre soltera -o separada- terrestre, Bruna Cusí, y un extraterrestre venido de otro planeta, interpretado por el gran monstruo -literal- del cine español e internacional, Javier Botet.