Parece ser que no hay pareja si no somos uno y uno sumando. Hasta aquí la aritmética emocional comúnmente aceptada....