Cuando parece que ya todo está inventado y que nada puede sorprenderte, aparece un grupo como La Niña Hilo y te deja alucinado. Un año después de su debut, el grupo navarro ha abandonado la senda del postgrunge y el rock iniciado en Prólogo Ep (Autoeditado, 2012), para volver a la carga con A La Espera (La Calandria Disquera, 2013), un delicioso y sorprendente disco de indie rock electrónico grabado, producido y mezclado en Montreal Studios por Hans Krüger, técnico y productor de Delorean.