Ana (Marian Álvarez) vive en un mundo de cerrojos, un Universo de puertas cerradas, creando celdas de castigo en las que ella misma se tortura.