La guerra del mañana es en mi opinión un perfecto ejemplo del cine comercial actual. Una superproducción de ciencia ficción -olvidad el concepto de telefilm- pensada para la pantalla grande, que se estrena en una plataforma doméstica, como Amazon Prime Video, por culpa de la pandemia.