Unos 200 años separan lo que cuenta La casa del dragón -en HBO Max- de lo relatado en Juego de Tronos (2011-2019) y respiramos aliviados. Como espectadores no estamos obligados a sabernos al dedillo lo que ocurrió en la serie de David Benioff y D.B. Weiss, basada en las novelas de George R. R. Martin y más allá, para disfrutar -y comprender- esta nueva serie creada por Ryan Condal.