Empiezo con un mensaje a los muchos fans de Arctic Monkeys que no terminan de hallarse cómodos con la elegancia reposada que se respira en el Hotel Casino de los de Turner y que echan de menos algo del encanto descarado de antaño. De repente pueden llevarse una sorpresa agradable con algunas de las canciones del segundo disco de larga duración de L.A. Salami (A Man: A Man Without a Warning es especialmente “arcticmonkera“, y el fraseo de Salami comparte algunas de las cualidades del joven Turner).