No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Killing Eve
Cine/TV

Killing Eve – Cuarta temporada 

El gran problema de la ficción en serie son las expectativas. Cuando se plantea una historia, el espectador se anticipa a lo que va a ver, a cuál puede ser el final del relato y a lo que puede pasar con los personajes. En una película, un relato concentrado que dura entre 90 y 120 minutos de media, el argumento se mantiene más o menos compacto y el desenlace suele responder a lo planteado al inicio. En una serie, la distancia entre planteamiento y desenlace es mayor y por el camino se pueden desdibujar esos primeros planteamientos. Cada temporada debe introducir giros y sorpresas, lo que puede suponer que se desvirtúe la naturaleza de la historia.

Cine/TV

Killing Eve – Tercera temporada 

Pocas series -o ninguna- manejarían un cliffhanger como lo ha hecho Killing Eve en su tercera temporada, con respecto al final de la entrega anterior. Hay ficciones televisivas que sobreviven en nuestras pantallas gracias a una intriga hábilmente colocada en el último capítulo para garantizar la fidelidad de sus espectadores al regreso de la emisión.