Nada puede ir mal cuando se juntan todos los elementos en un escenario: la magia, el ‘duende’, la profesionalidad, la...