En el nuevo film de Steven Spielberg encontramos buenas intenciones, el idealismo propio del mejor cine clásico americano, pero unos resultados artísticos más bien discretos.