El primer tema, “Shipping”, va directo a matar, la música veloz y las voces chico-chica casi se atropellan entre si. Este tema ya marca la pauta de lo que vendrá a continuación: una colección de canciones slacker aceleradas que no da respiro, excepto en la más pausada “Riff Glitchard”. Y he aquí el problema del disco, en conjunto suena muy caótico e incluso puede llegar a agobiar al oyente.