Lo han vuelto a hacer. Parece mentira que después de tantos Al margen devorados, Sajalín todavía pueda sorprenderle y, lo que es más importante, noquearle a uno. Pero eso es precisamente lo que han logrado con Kentucky seco.