Hemos perdido la cuenta de los años que lleva Billy Corgan tratando de recuperar algo del talento con el que sorprendió al mundo en los 90. El de Chicago ha resucitado a Smashing Pumpkins unas cuantas veces desde entonces, pero todas estas intentonas no dejaban de ser un proyecto en solitario en el que se dejaba acompañar por otros músicos.