Hay que admitir que James Ellroy (1948) es alguien que tiene un aura que no suele dejar indiferente. Otra cosa…