No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Breves

James Blake publica nuevo single 

James Blake ha sido uno de los artistas más activos durante el confinamiento. El británico ha dado una serie de conciertos desde su casa que han hecho las delicias de sus seguidores. Además, en abril llegó a publicar un nuevo single llamado “You’re Too Precious”. Ahora, casi tres meses después, vuelve a la carga con otro tema nuevo.

Conciertos

Crónica del Primavera Sound 2019 

Bajo la premisa de The New Normal afrontamos con muchas ganas la pasada edición del Primavera Sound 2019, que por cierto ha sido la más multitudinaria de toda su historia (más 60.000 asistentes en las jornadas de viernes y sábado) con más de 200 conciertos durante todo el festival. Está claro que la organización está manejando estupendamente el pulso de los tiempos y ha sabido incorporar a su line up artistas más urbanos y sonidos “alejados” al canon de sus inicios. No todos lo han recibido con agrado, pero desde ya podemos decir que ha sido un acierto para incrementar el número de público. Te resumimos casi todos los conciertos en los que estuvimos. Espero que sea te tu agrado.

Discos

James Blake, “Assume Form” (Polydor, 2019) 

Nadie duda de la habilidad con la que cuenta James Blake a la hora de crear estupendos collages sonoros electrónicos. El músico británico se ha ganado, merecidamente, a crítica y público con su fusión de dubstep, ambient y pop. Quizá, por eso, algunos se esperaban algo más de su nuevo trabajo, el cual, en las últimas horas, está de bastante actualidad por una mala crítica de la poderosa Pitchfork. El gigante de Chicago le acusa de estar estancado y de hacer un disco demasiado blando (como si esto último fuera malo). Además de llamarle egocéntrico por el excesivo uso que hace de la palabra “yo” en las letras. Unas acusaciones con las que no estamos muy de acuerdo. Aunque sí que hay algún patinazo por ahí.

Discos

Inner Tongue, “Favours” (Mount Silver 2018) 

A veces hablamos de la diferencia que tienen los discos cuyas canciones surgieron cuando el artista era un perfecto desconocido sin una discográfica que le garantizase un altavoz, respecto a las canciones que hacen esos mismos artistas cuando están recién consagrados y escriben por primera vez pensando en un público que va a estar ahí para escucharles. Con el debut de Inner Tongue se abre una curiosa variante: la de las canciones que son compuestas sin saber si van a poder ser cantadas o no.

Discos

Bob Moses, All in all/Days gone by (Domino 2015) 

Hay una sensación de estar ante algo importante con Bob Moses y, sobre todo, con su disco de debut. Artistas que generen producciones interesantes en torno a la música electrónica y al dance hay muchos -y siguen llegando- pero estos neoyorkinos lo han sabido acompañar de un cuidado por la composición y de una elegante elección de instrumentos vintage (guitarras eléctricas y teclados setenteros) que casan perfectamente con sus ritmos a base de bajos extra-graves y cajas orgánicas.

Discos

Tomas Barfod, Love Me (Secretly Canadian 2014) 

El éxito de Salton sea (2012) no parece haber cogido a contrapié a Tomas Barfod. Lejos de encerrarse en si mismo y volverse un “electrospectivo” más (estoy por acuñar este término para todos los melancólicos de la nueva electrónica en la senda de James Blake), Barfod pide ser amado desde el mismo título de su segundo trabajo. Y lo hace con argumentos, ya que cuando quiere, es capaz de producir un electropop de lo más abrazable y hasta bailable, como demuestran canciones como la ya conocida Pulsing o Busy baby.

Discos

Sohn, Tremors (4AD 2014) 

El estallido del punk a finales de los 70 animó a cualquier jovenzuelo sin futuro aparente a coger una guitarra y a soñar con tener algo que decirle al mundo.

Ahora podríamos decir que el reconocimiento global de James Blake –unido al encumbramiento de Justin Vernon como ideal hipster de cantautor contemporáneo de culo inquieto- ha sido el resorte necesario para que se abriesen las puertas de muchas habitaciones en las que hipersensibles jóvenes pasaban horas retocando ante un ordenador sus bases musicales.