Aunque me apresuro bajo una lluvia que comienza a chispear, ya rozan las 20:00 cuando llego a la sala Razzmatazz...