No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Iron Fist-Temporada 2: el inmortal 

La primera temporada de Iron Fist pasa por ser la peor de las series Marvel de Netflix, que en orden de calidad serían Jessica Jones, Daredevil, The Punisher, The Defenders, Luke Cage y la que nos ocupa. En mi opinión, la primera entrega sobre las aventuras de Danny Rand (Finn Jones) no estaba tan mal. Fallaba, quizás, al proponer un drama casi shakesperiano que enfrentaba a los herederos de un reino -la corporación Rand- como lo son Ward (Tom Pelphrey) y Joy Meachum (Jessica Stropup) con el protagonista.

Cine/TV

The Punisher – Veteranos de Guerra 

The Punisher mola. La serie sobre “el Castigador” renueva el interés por las ficciones de Marvel Studios en Netflix, tras los traspiés de Luke Cage, Iron Fist y The Defenders. El antihéroe recupera los elementos positivos de Daredevil y Jessica Jones: realismo urbano, tono adulto y unos pocos personajes bien trazados. Lejos del despliegue de efectos especiales de Marvel en el cine –Los Vengadores, Doctor Extraño, Spider-Man– estos superhéroes televisivos se mantienen a pie de calle, luchando con criminales de poca monta, antes que con supervillanos con ansias de dominar el mundo.

Cine/TV

The Defenders: Superhéoes descomprimidos 

The Defenders es la culminación de una exitosa estrategia ya ensayada por Marvel Studios en las salas de cine. Tras presentarse en solitario Iron Man, Hulk, el Capitán América y Thor, pudimos verlos a todos reunidos en la magnífica Los Vengadores (2012). Ahora Netflix, tras proponer las series individuales de Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist, congrega a todos estos en un esfuerzo común.

Cine/TV

Iron Fist: ser o no ser, pequeño saltamontes 

Iron Fist viene a completar el póker de superhéroes de Marvel/Netflix tras DaredevilJessica Jones y Luke Cage, que se reunirán enseguida en Los Defensores (2017), equivalente televisivo a Los Vengadores del cine. En oposición a las aventuras cósmicas de estos últimos, los personajes de estas ficciones tienen un planteamiento más realista, más oscuro y sobre todo más urbano. Las peleas callejeras de Daredevil poco tienen que ver con la capacidad de personajes como HulkThor para dejar en ruinas una ciudad entera. Firmemente ligados a la ciudad de Nueva York -seña de identidad de la editorial Marvel– estas series de Netflix han tenido mucho cuidado de no dejarse llevar por el colorido pop de los cómics clásicos, para no perder credibilidad de cara al espectador. Chris Evans puede vestir los colores chillones del Capitán América porque protagoniza una superproducción de elevado presupuesto, mientras que Charlie Cox no se enfunda en la armadura roja de Daredevil hasta el último episodio de la primera temporada de su serie, modesta en comparación con las películas. De igual manera, Danny Rand (Finn Jones) no vestirá las mallas verdes ni el pañuelo amarillo del Iron Fist de los tebeos. Primer error, en mi opinión. Porque la naturaleza del personaje -creado por Roy Thomas y Gil Kane en 1974- se presta mucho más a la fantasía que sus compañeros. Si Daredevil es puro relato superhéroico, Jessica Jones es novela negra, y Luke Cage blaxploitation, Iron Fist nació inspirándose en las películas de kung-fu: primero en la película The Duel (Cheh Chang, 1971) -aunque también en las aventuras orientales del personaje creado por Bill EverettAmazing-Man (1939)-. Puño de Hierro surgió justo después de la muerte de Bruce Lee en 1973 y su vida editorial apenas sobrevivió el final de aquella moda. Luego tendría que unir fuerzas con Luke Cage, compartiendo aventuras en sus cómics, como pronto lo hará en la pequeña pantalla.

Cine/TV

Daredevil, Temporada 2 (Netflix 2016) 

Tras las buenas sensaciones de su primera temporada y el éxito rotundo de Jessica Jones, el regreso de Daredevil era uno de los más esperados del año. Y no ha decepcionado. De hecho, podemos decir que esta segunda tanda de episodios sobre el superhéroe ciego de Hell´s Kitchen es superior a la primera entrega. Veamos.