Si no hubiéramos escuchado nada de sus dos primeros trabajos, de la unión entre Hope Sandoval (Mazzy Star) y Colm Ó Ciosóig (My Bloody Valentine) cabría esperar, a priori, mucha atmósfera hipnótica y belleza construida a partir de una aparente inconcreción sonora. Eso es justamente lo que nos ofrecen los primeros nueve minutos de este álbum, que son los que dura la canción ‘Into the trees’, una belleza de psico-folk donde la voz de Sandoval nos seduce entre susurros y lamentaciones, navegando por un manto de órganos y por el obsesivo a la par que delicado groove de batería de Ó Ciosóig.