Alguien tenía que salvarnos de Bertín Osborne. No podíamos permitirnos que lo hogareño, la hospitalidad y la idea de hacer...