Todavía recuerdo la noche que mi padre me hizo ver Perros de paja. Ese auténtico terror ante lo que sucedía...