Tras cuatro ediciones seguidas asistiendo a Sónar, puedo decir sin temor a equivocarme que esta ha sido la más redonda...