Atlanta no sólo es el epicentro de la Coca-Cola y el escenario apocalíptico de The Walking Dead. También de tanto en tanto produce bandas indies que se hacen hueco, como Black Lips, o músicos privilegiados, caso de Bradford Cox (Deerhunter, Atlas Sound). En esa senda intentan colarse Hello Ocho. Una banda de folk psicodélico o indie exótico o pop jazzero electrónico, según la canción que les pilles, que acaba de editar su primer álbum en EEUU y Europa en una edición limitada de 500 vinilos gracias al minúsculo sello hispano-finlandés Zozaya Records.