No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Conciertos

Dekmantel 2016: Bendita Utopía 

Si algo caracteriza a los festivales de música de los últimos años es su imparable viraje hacia el dios Dinero. El símbolo del dólar patrocina cada uno de los rincones de dichos eventos, y todo, absolutamente todo, está confeccionado para que acceda la mayor gente posible a cada uno de sus patrocinados escenarios en los que conseguir una bebida a través de esas masificadas barras debería ser deporte olímpico. En medio de esta tendencia organizativa han aparecido unos tipos algo peculiares, los últimos románticos de una escena que cada vez huele menos a napalm y más a cloroformo.

Conciertos

Bloc Festival: Punto y final a una década inolvidable 

Así somos. Hemos de ir a un festival justo en la edición en la que cierra las puertas para siempre. Pero sin duda ha merecido la pena la experiencia de pasar tres días en aquel parque de atracciones de la electrónica.

Llegamos viernes por la tarde, ya sin rastro alguno de luz solar, y con la feria del exterior del recinto del festival con todas las atracciones apagadas, pareciendo más una expedición de Cuarto Milenio a Chernobyl que cualquier otra cosa. Pero nada más lejos de la realidad. Una vez hicimos el check in pudimos comprobar que la idea de un Marina D’Or electrónico que un día se les ocurrió a unos británicos estaba calculada hasta al último detalle. Chalets rodeando los escenarios donde se hospedaban los asistentes, máquinas y atracciones de feria, parque acuático indoor sin sorprendentes damnificados al contactar sus vitaminados cuerpos con el agua, karts, bares con terrazas para disfrutar del inusual sol inglés que incluso calentaba…Es decir, todo lo que un amante de la electrónica con ganas de desconectar puede desear.