Seamos sinceros: The Crown en su cuarta temporada es más de lo mismo. Pero es que ‘eso’ que no cambia con respecto a las tres primeras entregas es de una gran calidad. La serie sobre la vida de la reina Isabel II es una superproducción, una lujosa recreación histórica que asombra en cada episodio.