Seamos sinceros: The Crown en su cuarta temporada es más de lo mismo. Pero es que 'eso' que no cambia...