Durante unas horas en la tarde-noche del pasado viernes, todos temimos por la cancelación del concierto de Belle and Sebastian en la playa de Zurriola de la capital guipuzcoana. La lluvia, en esa forma de espeso e incómodo sirimiri, se había apoderado de la ciudad y varios conciertos del festival de jazz se habían tenido que suspender debido al mal tiempo.