Así que Full Circle… Aludamos al título elegido para el debut de este trio londinense para trazar la “circuferencia completa” que nos ha llevado hasta aquí: Podríamos decir que la cosa comenzó con The XX, que establecieron nuevas normas para tratar el pop oscuro en esta segunda década del milenio, y que convirtieron las discretas armonías chico-chica en el nuevo standard de sensualidad musical. Eso nos llevaría a Oh Wonder, dúo londinense de reciente explosión mediática, que llevaron esos retales a un territorio mucho más amable y accesible, estableciendo puentes con la música negra y el R´n´B contemporáneo.