Kae Tempest ha necesitado tres discos, alguna que otra novela, varias colecciones de poemas, y unas cuantas obras de teatro, para tener la confianza de editar un trabajo en el que su cara sale en la portada. Aunque hay que decir que un tanto difuminada. Y es que, estamos ante el álbum más personal de Tempest.