El cine de terror bien podría ser el sucesor natural de los viejos cuentos infantiles clásicos, despojados estos de sus contenidos...