¿Qué sale si metemos en una coctelera a Bon Iver, The National y el primer Leonard Cohen? Pues que nos encontramos con “A Sun Full and Drowning”. El primer trabajo del grupo británico Grass House bebe de todas esas influencias americanas, y lo hace realmente bien. Han sacado un disco de debut de lo más interesante y fresco. No importa que la forma de cantar de Liam Palmer se asemeje demasiado a la del creador de Suzanne, porque saben llevar todo a su terreno. De hecho, están lejos de ser una mera copia de todas estas bandas. Ahora solo les falta darse a conocer.