No resulta fácil destacar entre toda esta hornada de artistas que graban las canciones en su casa, con muy pocos medios, y echándose encima la composición, producción, interpretación, e incluso, en muchos casos, la distribución de las mismas. Pero la neoyorquina Grace Ives lo consiguió con su álbum de debut.