Cada año aparece entre las candidatas a los premios Oscar una película basada en hechos reales, casi siempre un relato de superación con final moralizante, rematada en los créditos finales con las fotos de los verdaderos protagonistas de la historia para que podamos apreciar el ‘realismo’ de la propuesta.