Georgia Barnes ha crecido entre cachivaches electrónicos, cajas de ritmos y sintetizadores. Hija de una de las mitades del dúo de los noventa Letfield, la artista británica ha confesado más de una vez que, de pequeña, su habitación, también le servía de estudio a su padre.