Vamos a hablar de un disco delicado, melódico y dogmáticamente popero en el sentido más clásico del término. De vez en cuando nos llegan trabajos así, de pequeños geniecillos que dedican todas sus habilidades musicales a confrontar la melodía más deliciosa con una sucesión de acordes sugerentes y arreglos llenos de color.