Puede parecer un poco sorprendente que un documental sobre el creador de un meme en internet se haya convertido en uno de los fenómenos del año, pero al final se entiende perfectamente. Más que nada, porque no deja de ser un modo más de comunicarse, y lo que es más importante: las nuevas generaciones se han adaptado muy bien a este tipo de comunicación.