Creador de la saga Saw (2004), de Insidious (2010) y el cerebro detrás de la franquicia Expediente Warren (2013), James Wan es algo así como el rey Midas del cine de terror, un tipo con un olfato comercial indiscutible que cuenta sus proyectos por éxitos.