Euphoria se puede definir como una pesadilla para padres. Adolescentes fumando y bebiendo como si no hubiera mañana, un niño vendiendo drogas para pagar la hipoteca, una protagonista adolescente, que no es que se drogue, es que la vemos saliendo de rehabilitación -y recayendo- en los primeros minutos de la serie.