La mejor forma de describir una película como Espíritu sagrado puede ser como un OVNI, un objeto cinematográfico no identificado avistado en el panorama del cine español. La ópera prima de Chema García Ibarra es de esas que acaban abduciéndote por el poder que esconden sus imágenes, días después de haberla visto. Y hasta aquí las referencias ufológicas, lo prometo.