Era la primera vez que veía en directo al trompetista francés Erik Truffaz, en versión cuarteto. Mis expectativas estaban altas, aunque con moderación, porque propuestas en la misma onda que las de Truffaz se pierden o disipan en directo.