Esta es una de esas reseñas que duelen, porque uno ha sido fan, de hecho muy fan, de Editors. Ya...