Nunca debiste dejarnos Hunter, maldito bastardo. Entiendo que estuvieras cansado, harto, o que pensarás que llevabas demasiado “tiempo extra” jugado...