No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Conciertos

El Petit de Cal Eril, Teatro del Arte, Madrid (27-10-2016) 

¡Que grandeza cuando la magia sucede en un escenario! Cuando se plasma la inspiración y el ‘duende’ se muestra en todo su esplendor, en toda su amplitud. Joan Pons es el artífice de El Petit de Cal Eril, un proyecto musical del “pequeño de casa Eril” que crece y crece con cada trabajo discográfico. El último, ‘La força’ (Bankrobber, 2016), una maravilla de universos personales y de parajes naturales, que nos embelesa, y nos atrapa desde el primer momento en el que arremete con un folk con muchos matices psicodélicos, donde rock y pop se funden y encuentran su espacio. Canta en catalán, su lengua materna, y construye un recorrido auténtico, genuino, que presenta con extrema solvencia en directo. Y es que le acompaña una banda de cuatro músicos espectaculares, son amigos, compañeros, socios y defensores de la causa del petit. Y sobre todo con la apisonadora de dos baterías, la de Jordi Matas (también miembro de la interesantísima banda Seward) y la de Ildefons Alonso. Que enganchan a la perfección con los teclados de Artur Tort, las guitarras y voz de Joan y el bajo de Dani Comas. Cuando los elementos conectan, sin perder la esencia de cada uno y el todo resultante mejora los elementos por separado.

Discos

Pacosan, My High (Brabo / Bankrobber 2015) 

Son buenos tiempos para la neo-psicodelia en medio mundo, y la escena musical nacional se está poniendo a la altura de la circunstancia con cada vez más y mejores propuestas de corte lisérgico. La última y dignísima aportación es esta formación de El Garraf, una región cuya combinación de paisajes y talentos bien podría otorgarle el rango de “Joshua Tree de Cataluña”.

Discos

El Petit de Cal Eril, La figura del buit (Bankrobber, 2013) 

La menuda figura de Joan Pons (ya conocido por todos como El Petit de Cal Eril) se está dejando ver cada vez más por todos los escenarios de la geografía española. Nos alegramos de ello, sobre todo porque su campestre localidad de Guissona podría antojarse demasiado apartada de cualquier civilización influyente, y sería una pena que los universos líricos y musicales de este hombre se quedasen en un fenómeno localista.