Siempre hay espacio para la buena literatura que, sí lo es, sabe diferenciarse del resto. Es el caso de El paso siguiente en el baile de Tim Gautreaux.