El método Williams cumple con la cuota de nominadas a los Óscar -tiene seis, incluyendo a mejor película- que están basadas en una ‘historia real’ y que tras su desenlace se completan con una serie de informaciones sobre lo que pasó después con los protagonistas y con imágenes de los personajes de la vida real para que certifiquemos el cuidado con el que han sido recreados.