Caballeros artúricos que “cabalgan” chocando dos cocos; un niño ignorado por unos padres que nunca creerían en sus viajes a otras épocas; contables que se imaginan piratas; un barón que cuenta hazañas imposibles; un mendigo que dice ser un caballero medieval; un viajero del tiempo encerrado en un manicomio; un periodista y escritor que vive en un mundo alucinado provocado por las drogas; las películas de Terry Gilliam siempre han tenido como protagonista a un Quijote aunque la Mancha se transforme en escenarios de ciencia ficción o de fantasía desatada. Siempre la historia de un hombre que vive en la ilusión de salvar el mundo y que choca continuamente con la realidad.