El director estadounidense Robert Eggers se embarca en su bautismo de fuego cinematográfico con El hombre del norte, tercera película tras las prometedoras La bruja (2015) y El faro (2019), en la que se atreve a buscar un público más amplio con un presupuesto importante.