La imposibilidad de establecer la verdad sobre determinados asuntos es probablemente el gran conflicto social actual. El exceso de información, la subjetividad y el sesgo político provocan que, en la mayoría de los casos, ante un cualquier asunto en discusión, solo consigamos definir dos posturas enfrentadas y radicales.